Etiquetas Publicaciones etiquetadas con "15M"

15M

0

El 17 de mayo de 2013 un grupo de activistas del 15M-Acampada Salamanca se reunieron para recibir a los cargos públicos del PP en las cercanías del Parador de Salamanca. Tras una protesta pacífica, y al disponerse a abandonar el lugar, la Unidad de Intervención Policial VII (UIP) de la Policía Nacional cargó contra los activistas y detuvo a cuatro de ellos.

0
ley de seguridad ley mordaza acampada salamanca 15M

La Acampada Salamanca (15M) asegura que la ley de seguridad ciudadana aprobada este viernes por el Gobierno es una “ley mordaza”, y afirma que la reforma del Código Penal en curso permitirá detener a un ciudadano por su ‘peligrosidad’, no por sus hechos.

Respecto a la reforma del Código Penal, este movimiento señala que “los fines de endurecer las penas de cárcel, crear un Derecho penal del enemigo, aumentar la impunidad policial y asfixiar económicamente a los que protestan en las calles y en las redes sociales, incluso amenazándoles de penas de prisión son una amenaza directa contra la Democracia y el Estado de Derecho”.

Indica que hasta ahora el sistema penal español se regía por el derecho penal del hecho, donde se impone la pena como reproche por la comisión de un hecho delictivo. “Sin embargo, el derecho penal del enemigo, aquel que vincula la pena con la peligrosidad del autor, el sujeto no es sancionado por el hecho que realiza, sino por su condición de persona “peligrosa” o enemigo”, precisa.

La ley mordaza

En cuanto a la Ley Mordaza, a partir de su próxima aprobación en el Congreso, “nos encontraremos que ocupar temporalmente una entidad bancaria dentro del horario de apertura como forma de presión, concentrarse frente al Congreso para protestar contra los recortes sociales o hacer fotos a actuaciones policías en una manifestación serán infracciones castigadas por la Ley… la que pretenden aprobar… todas ellas, sin embargo, conductas amparadas por la Constitución, en ejercicio de derecho fundamentales, como así se lo han hecho saber las asociaciones de, fiscales, jueces y organismos del Estado, como el CGPJ o el Consejo de Estado… oídos sordos”.

Acampada Salamanca señala que “es la protesta social en las calles lo que el gobierno quiere impedir, del modo que mejor sabe hacer: policía, multas y cárcel. Crear una mayoría silenciosa, con miedo a la libertad, miedo a expresar la diferencia y la discrepancia política. Resultando vergonzosa la premeditación y alevosía con la que actúa este Gobierno aprovechándose de estas fechas veraniegas para continuar con su Plan de Degeneración Democrática. No debemos tolerar este nuevo ataque contra la ciudadanía, los derechos y la democracia”.

 

2
pablo iglesias

Es la cara visible y más mediática de Podemos, la plataforma inspirada en el 15M que ha concurrido a las elecciones europeas y en las que ha irrumpido con fuerza. En marzo llenó de jóvenes estudiantes el salón de actos del edificio FES de la Universidad de Salamanca. El preludio de una exitosa campaña que ha convertido a Podemos en el partido revelación del panorama político español tras las elecciones europeas. Por su interés, reproducimos íntegramente la entrevista en exclusiva que concedió a La Crónica de Salamanca:

CRÓNICA.- ¿Por qué cree que tiene tanto tirón entre los jóvenes, a quienes se suponía pasivos y desmovilizados?

PABLO IGLESIAS.- Creo que responde a una necesidad. Lo que está ocurriendo ahora no hubiera ocurrido hace unos cuantos años. Hay una situación de indignación generalizada y el hecho de que me pudiera abrir un hueco en los medios de comunicación ha servido para que la gente dijera: “¡Pero, bueno! Este tío de la coleta está poniendo palabras a lo que yo pienso”. A  partir de ahí Pablo Iglesias deja de ser importante y lo importante es que la gente se organice. Como mucho, yo puedo ser útil para poner mi granito de arena en la organización de esa indignación social y convertirla en indignación política.

C.- Parecía predestinado a ser político des el nacimiento. ¿Sus padres sus padres esperaban que se dedicara a la política como finalmente ha ocurrido?

P.I.- Yo llevo dedicándome a la política desde los 14 años. Yo no considero que dedicarse a la política sea presentarse a las elecciones. Yo no he dejado de militar desde entonces y vengo de una familia muy politizada, tanto por parte de madre como de padre, a la que le ha salido caro hacer política. A mi tío abuelo lo fusilaron. Mi abuelo fue condenado a muerte y estuvo cinco años en la cárcel. Mis padres militaron en la

“Cuando quiero mucho a alguien o conozco a una persona que me interesa, me encanta ponerle una película que me hace llorar como una magdalena, que se llama ‘Las invasiones bárbaras’”

clandestinidad y mi padre también estuvo en la cárcel. Yo me acuerdo que iba de la mano con mis padres en las manifestaciones de 1986 contra las bases militares de la OTAN. Para mí, el compromiso ha sido clave en toda mi trayectoria. Y esto que estamos haciendo ahora no es más que la continuación de cosas que veníamos hecho antes. Eso sí, con mucha visibilidad mediática.

C.- Con estos antecedentes y el nombre que le pusieron tenía que ser inevitablemente de izquierdas, ¿no?

P.I.- Claro. Mi abuelo paterno y también mi familia por parte materna eran socialistas. Mi abuelo y mi abuela no pudieron ponerle a ningún hijo Pablo por razones evidentes y mis padres quisieron hacer un homenaje a los suyos llamándome Pablo.

C.- Es profesor universitario, tertuliano, ahora político. ¿Qué cualidades destacaría de cada una de estas facetas?

P.I.- Son la historia de mi trabajo, de lo que he hecho. Me considero ante todo profesor, es lo que más me gusta hacer del mundo. Ahora que tengo que dar muchas clases reconozco que está siendo casi como una especie de descanso del resto de cosas. Me encanta dedicarle tiempo a preparar las clases y estar con mis estudiantes. Es puramente vocacional. Me parece un privilegio dar clases. Lo de intervenir en los medios de comunicación fue una cosa que surgió hace un año. Tenía que ver con lo que ya habíamos construido en programas que dirijo con un estilo de discurso distinto para estar en los medios y que funcionara. Ha funcionado y lo que hacemos ahora es comprometernos con nuestro tiempo y contribuir a convertir esa indignación social en indignación política.

C.- ¿’Podemos’ se ha inspirado en el 15M?

P.I.- El 15M es de las mejores cosas que han ocurrido en nuestro país en los últimos tiempos. Yo creo que cambió las agendas políticas y a nosotros nos marcó, pero como también lo han hecho la

“Me encanta leer, salir a campo, correr, pasear con mi perra, ver cine,… Me encantan las series de la HBO”

marea verde, la marea blanca, los movimientos para una vivienda digna… Ahora bien, nadie puede representar a los movimientos sociales. En todo caso somos nosotros los que nos sentimos representados en ellos, pero claro que sí, el 15M fue un cortocircuito en el régimen de este país y para  nosotros es una referencia fundamental de la que aprender.

C.- ¿Qué le diferencia a usted de lo que ya tenemos, de los políticos profesionales elegidos por los aparatos de los partidos?

P.I.- Las personas somos lo que hacemos. Yo me levanto por la mañana y me voy a dar clase. Después, los lunes, los martes y los miércoles tengo que presentar un programa de televisión y, además de eso, hago política.

“Alfonso Rojo es un animal televisivo que cumple un papel”

Voy a actos, a discutir a los medios de comunicación. Nosotros hemos dicho que ningún eurodiputado nuestro cobrará más de tres salarios mínimos interprofesionales (1.930 euros de los 8.000 al mes que perciben). Creo que eso plantea bastantes diferencias respecto a la casta gobernante de partidos como el PP, el PSOE o CiU.

C.- En la tele se lleva fatal con los compañeros de enfrente, que le reciben con el cuchillo entre los dientes. ¿Luego hacen como los futbolistas y las rencillas se quedan en el campo y se van a  tomar un café o no?

P.I.- Tanto como tomar un café, no. Procuro tener una relación cordial y en realidad no me llevo mal con ellos. Para mí, forman parte de un decorado que es un espacio crucial para comunicar. No hay nada personal. Es verdad que son muy agresivos conmigo y me dicen muchas cosas, pero para mí ellos forman parte de un decorado de la televisión y son obstáculos que tengo que superar para que determinados mensajes lleguen a muchísima gente. Luego, cuando estás en la sala de espera te das las buenas noches y no hay ningún problema.

C.- ¿Ni siquiera hay rencillas con Alfonso Rojo?, que a veces le mira  fatal.

P.I.- La verdad es que no. El señor Rojo es un animal televisivo que cumple un papel. Sabe que ocupando un nicho determinado de discurso las tareas de espectáculo que quiere llevar a cabo funcionan. Si después nos cruzamos en el pasillo nos damos las buenas noches. No hay más que eso.

C.- ¿Dónde podemos encontrar a Pablo Iglesias durante su tiempo libre?

P.I.- Ahora tengo poquísimo tiempo libre y lo llevo muy mal. Tengo ganas de acabe esto ya. A mí me encanta leer, salir a campo, correr, pasear con mi perra, ver cine,… Me encantan las series de la HBO.  Tengo poco tiempo y procuro reservar un espacio para ver unas noches una serie. Tenemos ganas de retomar ya la cuarta temporada de ‘Juego de tronos’. Me gustaría  recuperar más tiempo para leer. Acabo de entregar un libro a la editorial que saldrá pronto. Echo de menos tener tiempo para hacer deporte, que me gusta mucho, y estar con mis amigos, salir a cenar de vez en cuando y a correr con mi perra, que me encanta. Por desgracia, ahora tengo poquísimo tiempo para hacer las cosas que me gustan, pero pienso que es algo temporal que tiene que ver con la campaña.

C.- ¿Cómo se llama la perra?

P.I.- Lola. Es una perra encantadora y listísima que me alegra la vida cuando llego a casa. Cuando llegas con todos problemas, estrés, las tensiones, en fin, todas estas cosas que derivan de una actividad profesional y política muy intensa, pues tener un animalito que se muere de felicidad cuando llegas, que se pone a saltar y a correr por la casa, salir al parque a dar un paseo con ella me reconcilia con el mundo.

C.- Recomiéndenos una película de las que haya visto últimamente.

P.I.- Hay una película que a mí me emociona. Cuando quiero mucho a alguien o conozco a una persona que me interesa, me encanta ponerle una película que me hace llorar como una magdalena, que se llama ‘Las invasiones bárbaras’. Luego hay algunas pelis políticas. Me he dedicado a investigar mucho eso. ‘La batalla de Argel’, ‘El día de la bestia’ (excelente). Me gustó mucho Grupo 7, también española con ritmo tarantiniano. Soy un cinéfilo.

C.- ¿Y un libro con el que se haya emocionado?

P.I.- En ensayo me pareció muy interesante ‘Nuevo viejo mundo’, de Perry Anderson, sobre Europa. En narrativa, hace un par de años leí ‘El poder del perro’, de Don Winslow. Me marcó mucho. Habla sobre el tráfico de drogas, el poder de los EEUU y la financiación de la contra nicaragüense. Un retrato interesantísimo del poder.

C.- ¿Un lugar donde merece la pena pasear?

P.I.- Valsaín. Un pueblo muy bonito al lado de la Granja de San Idelfonso, a unos 70 kilómetros de Madrid. Durante algún tiempo veraneé allí. Es lugar precioso para pasear.

0
pablo iglesias

Es la cara visible y más mediática de Podemos, la plataforma inspirada en el 15M que concurre a las próximas elecciones europeas. El jueves llenó de jóvenes estudiantes el salón de actos del edificio FES de la Universidad de Salamanca.

CRÓNICA.- ¿Por qué cree que tiene tanto tirón entre los jóvenes, a quienes se suponía pasivos y desmovilizados?

PABLO IGLESIAS.- Creo que responde a una necesidad. Lo que está ocurriendo ahora no hubiera ocurrido hace unos cuantos años. Hay una situación de indignación generalizada y el hecho de que me pudiera abrir un hueco en los medios de comunicación ha servido para que la gente dijera: “¡Pero, bueno! Este tío de la coleta está poniendo palabras a lo que yo pienso”. A  partir de ahí Pablo Iglesias deja de ser importante y lo importante es que la gente se organice. Como mucho, yo puedo ser útil para poner mi granito de arena en la organización de esa indignación social y convertirla en indignación política.

C.- Parecía predestinado a ser político des el nacimiento. ¿Sus padres sus padres esperaban que se dedicara a la política como finalmente ha ocurrido?

P.I.- Yo llevo dedicándome a la política desde los 14 años. Yo no considero que dedicarse a la política sea presentarse a las elecciones. Yo no he dejado de militar desde entonces y vengo de una familia muy politizada, tanto por parte de madre como de padre, a la que le ha salido caro hacer política. A mi tío abuelo lo fusilaron. Mi abuelo fue condenado a muerte y estuvo cinco años en la cárcel. Mis padres militaron en la

“Cuando quiero mucho a alguien o conozco a una persona que me interesa, me encanta ponerle una película que me hace llorar como una magdalena, que se llama ‘Las invasiones bárbaras’”

clandestinidad y mi padre también estuvo en la cárcel. Yo me acuerdo que iba de la mano con mis padres en las manifestaciones de 1986 contra las bases militares de la OTAN. Para mí, el compromiso ha sido clave en toda mi trayectoria. Y esto que estamos haciendo ahora no es más que la continuación de cosas que veníamos hecho antes. Eso sí, con mucha visibilidad mediática.

C.- Con estos antecedentes y el nombre que le pusieron tenía que ser inevitablemente de izquierdas, ¿no?

P.I.- Claro. Mi abuelo paterno y también mi familia por parte materna eran socialistas. Mi abuelo y mi abuela no pudieron ponerle a ningún hijo Pablo por razones evidentes y mis padres quisieron hacer un homenaje a los suyos llamándome Pablo.

C.- Es profesor universitario, tertuliano, ahora político. ¿Qué cualidades destacaría de cada una de estas facetas?

P.I.- Son la historia de mi trabajo, de lo que he hecho. Me considero ante todo profesor, es lo que más me gusta hacer del mundo. Ahora que tengo que dar muchas clases reconozco que está siendo casi como una especie de descanso del resto de cosas. Me encanta dedicarle tiempo a preparar las clases y estar con mis estudiantes. Es puramente vocacional. Me parece un privilegio dar clases. Lo de intervenir en los medios de comunicación fue una cosa que surgió hace un año. Tenía que ver con lo que ya habíamos construido en programas que dirijo con un estilo de discurso distinto para estar en los medios y que funcionara. Ha funcionado y lo que hacemos ahora es comprometernos con nuestro tiempo y contribuir a convertir esa indignación social en indignación política.

C.- ¿’Podemos’ se ha inspirado en el 15M?

P.I.- El 15M es de las mejores cosas que han ocurrido en nuestro país en los últimos tiempos. Yo creo que cambió las agendas políticas y a nosotros nos marcó, pero como también lo han hecho la

“Me encanta leer, salir a campo, correr, pasear con mi perra, ver cine,… Me encantan las series de la HBO”

marea verde, la marea blanca, los movimientos para una vivienda digna… Ahora bien, nadie puede representar a los movimientos sociales. En todo caso somos nosotros los que nos sentimos representados en ellos, pero claro que sí, el 15M fue un cortocircuito en el régimen de este país y para  nosotros es una referencia fundamental de la que aprender.

C.- ¿Qué le diferencia a usted de lo que ya tenemos, de los políticos profesionales elegidos por los aparatos de los partidos?

P.I.- Las personas somos lo que hacemos. Yo me levanto por la mañana y me voy a dar clase. Después, los lunes, los martes y los miércoles tengo que presentar un programa de televisión y, además de eso, hago política.

“Alfonso Rojo es un animal televisivo que cumple un papel”

Voy a actos, a discutir a los medios de comunicación. Nosotros hemos dicho que ningún eurodiputado nuestro cobrará más de tres salarios mínimos interprofesionales (1.930 euros de los 8.000 al mes que perciben). Creo que eso plantea bastantes diferencias respecto a la casta gobernante de partidos como el PP, el PSOE o CiU.

C.- En la tele se lleva fatal con los compañeros de enfrente, que le reciben con el cuchillo entre los dientes. ¿Luego hacen como los futbolistas y las rencillas se quedan en el campo y se van a  tomar un café o no?

P.I.- Tanto como tomar un café, no. Procuro tener una relación cordial y en realidad no me llevo mal con ellos. Para mí, forman parte de un decorado que es un espacio crucial para comunicar. No hay nada personal. Es verdad que son muy agresivos conmigo y me dicen muchas cosas, pero para mí ellos forman parte de un decorado de la televisión y son obstáculos que tengo que superar para que determinados mensajes lleguen a muchísima gente. Luego, cuando estás en la sala de espera te das las buenas noches y no hay ningún problema.

C.- ¿Ni siquiera hay rencillas con Alfonso Rojo?, que a veces le mira  fatal.

P.I.- La verdad es que no. El señor Rojo es un animal televisivo que cumple un papel. Sabe que ocupando un nicho determinado de discurso las tareas de espectáculo que quiere llevar a cabo funcionan. Si después nos cruzamos en el pasillo nos damos las buenas noches. No hay más que eso.

C.- ¿Dónde podemos encontrar a Pablo Iglesias durante su tiempo libre?

P.I.- Ahora tengo poquísimo tiempo libre y lo llevo muy mal. Tengo ganas de acabe esto ya. A mí me encanta leer, salir a campo, correr, pasear con mi perra, ver cine,… Me encantan las series de la

Libros recomendados. En ensayo me pareció muy interesante ‘Nuevo viejo mundo’, de Perry Anderson, sobre Europa. En narrativa, hace un par de años leí ‘El poder del perro’

HBO.  Tengo poco tiempo y procuro reservar un espacio para ver unas noches una serie. Tenemos ganas de retomar ya la cuarta temporada de ‘Juego de tronos’. Me gustaría  recuperar más tiempo para leer. Acabo de entregar un libro a la editorial que saldrá pronto. Echo de menos tener tiempo para hacer deporte, que me gusta mucho, y estar con mis amigos, salir a cenar de vez en cuando y a correr con mi perra, que me encanta. Por desgracia, ahora tengo poquísimo tiempo para hacer las cosas que me gustan, pero pienso que es algo temporal que tiene que ver con la campaña.

C.- ¿Como se llama la perra?

P.I.- Lola. Es una perra encantadora y listísima que me alegra la vida cuando llego a casa. Cuando llegas con todos problemas, estrés, las tensiones, en fin, todas estas cosas que derivan de una actividad profesional y política muy intensa, pues tener un animalito que se muere de felicidad cuando llegas, que se pone a saltar y a correr por la casa, salir al parque a dar un paseo con ella me reconcilia con el mundo.

C.- Recomiéndenos una película de las que haya visto últimamente.

P.I.- Hay una película que a mí me emociona. Cuando quiero mucho a alguien o conozco a una persona que me interesa, me encanta ponerle una película que me hace llorar como una magdalena, que se llama ‘Las invasiones bárbaras’. Luego hay algunas pelis políticas. Me he dedicado a investigar mucho eso. ‘La batalla de Argel’, ‘El día de la bestia’ (excelente). Me gustó mucho Grupo 7, también española con ritmo tarantiniano. Soy un cinéfilo.

C.- ¿Y un libro con el que se haya emocionado?

P.I.- En ensayo me pareció muy interesante ‘Nuevo viejo mundo’, de Perry Anderson, sobre Europa. En narrativa, hace un par de años leí ‘El poder del perro’, de Don Winslow. Me marcó mucho. Habla sobre el tráfico de drogas, el poder de los EEUU y la financiación de la contra nicaragüense. Un retrato interesantísimo del poder.

C.- ¿Un lugar donde merece la pena pasear?

P.I.- Valsaín. Un pueblo muy bonito al lado de la Granja de San Idelfonso, a unos 70 kilómetros de Madrid. Durante algún tiempo veraneé allí. Es lugar precioso para pasear.