Opinión
La crónica de Salamanca te muestra su espacio dedicado a la opinión actual para muchos temas de parte de profesionales en algunas materias. Entérate aquí

0

 

Conocía a Francisco, ‘Paco’, desde hace más de 30 años. A primera vista, Paco podía parecer serio, pero solo era eso, una primera impresión. Enseguida, conquistaba con su sonrisa ladeada que ofrecía como carta de presentación en cada momento.

0

 

Se presentó al otro lado de la puerta, agazapado en su sonora congoja. Pálido lácteo, brillante cencellado. Se abrazaba a sí con la misma intensidad con que castañeteaban sus dientes. Frío en el continente, miedo en el contenido. Su inquietante e indefinido mirar me hizo consciente de mi propia espalda, tremendo escalofrío, de que no presto ojos a lo que he ido dejando detrás.

1

 

Ha ocurrido hace unos días. Un preso de la cárcel de Villabona (Asturias) se sintió indispuesto una noche y a la mañana siguiente lo encontraron sin vida, según manifestaron los médicos y la Comisión Judicial.

Fue avisado el servicio funerario correspondiente, que se encargó de introducir el cadáver en una bolsa-mortaja y llevarlo al depósito del Instituto de Medicina Legal para efectuar la autopsia.

Pero antes de introducirlo en el quirófano el personal del Anatómico se dio cuenta de que el muerto ¡¡¡ESTABA VIVO!!!

Esta noticia la ha difundido el diario El Comercio, publicada recientemente en La Crónica de Salamanca.

———-

¿Qué consecuencias se sacarán de este asunto? Lo ignoro, pero me imagino que traerá de cabeza a mucha gente. Quizás hasta provoque una normativa que sustituya a la vigente. ¡Ya veremos!

———-

Esta doble vida -nunca mejor dicho- me ha traído a la memoria algo que me llamó la atención hace mucho, mucho tiempo. Normalmente el recuerdo de lo pasado lo tienes algo difuso, pero en este caso ha venido acompañado por el del lugar donde tenía archivada la noticia. Gracias a ello he podido anotar datos concretos, que obtuve de un escrito de Félix Tejada para “La hora XXV” (1958), titulado “Fallecido, salvo error u omisión“.

El suceso ocurrió al sur de Suecia, más concretamente en la Casa de Salud y Retiro de Ancianos de Brovy. Parece ser que una residente falleció y la directora del Centro, doctora Igaborg Rosentroem, comprobó que era así, que había dejado de respirar, y certificó el óbito. A continuación, tramitó todo el papeleo, que incluiría seguros, enterramiento, avisos a los familiares, baja en el Centro, etc… E inició la búsqueda de una persona para llenar el hueco que había dejado la difunta…

Pasaron varias horas y cuando ya todo estaba ultimado llamaron a su puerta para informar que la anciana HABÍA VUELTO A LA VIDA.

¿Cómo era posible? Acudió corriendo Igaborg a verlo por sus propios ojos y comprobó, horrorizada, que era verdad: ¡la mujer estaba viva!

¿Y qué hago yo ahora? -pensaría la doctora. -¿Cómo rehacer el papeleo? ¿Cómo avisar a la funeraria otra vez para que anulen el protocolo? ¿Y a los familiares, qué les digo? ¿Que había sido una equivocación? ¿Cómo compensarles el dolor de la noticia, el susto, la zozobra que sin duda estaban sintiendo? ¡Quizás algunos ya habrán emprendido el viaje para el duelo y entierro, puede que desde lejos!

Me imagino la ansiedad de esta mujer ante lo que se le venía encima… El descrédito; las sonrisas y miradas desdeñosas a su paso; posiblemente la pérdida de su cargo…

Pero la anciana VOLVIÓ A MORIRSE, resolviéndose así las inquietudes de Igaborg.

Pese a los esfuerzos de la directora del centro para ocultar su fallo, esta doble muerte llamó la atención de alguien que ordenó una pesquisa forense. La autopsia reveló que el segundo fallecimiento había sido violento. ¡Igaborg Rosentroem la había asesinado!

Por supuesto, fue destituida de su cargo, procesada y condenada. Lo que no sé es a qué.

———-

Estos dos casos me han hecho recordar -¡cómo no!- a Edgar Allan Poe. Aquella estremecedora lectura de “El enterramiento prematuro” motivó mis noches de pesadilla durante aquellos años juveniles. Después, oí decir que a un escritor muy famoso del siglo XVI le había ocurrido eso mismo… No sigo por no parecer morboso.

Hasta leer el caso que se ha dado ahora en Villabona pensaba que hoy la ciencia médica había conseguido descartar la posibilidad de diagnósticos erróneos de catalepsia y fallecimientos aparentes. Seguramente será así, pero todos estamos expuestos a un fallo humano. ¡Errare humanum est!

0

En la anterior entrega iniciamos este artículo, resumen de mi intervención en el Instituto de España, el martes 19 de diciembre, en el homenaje de antigüedad académica –al Prof. Juan Velarde Fuertes.

0

LA ESTRUCTURA ORGANIZATIVA

Cualquier empresa o institución necesita de una estructura con el fin de distribuir las actividades y controlar los procesos. Con ella se busca más eficacia y eficiencia y, es aquí, donde se encuentran dificultades para su desarrollo y aprovechamiento.

Uno de los fines fundamentales es el control de los recursos y del personal necesario para realizar las tareas que conduzcan a conseguir los objetivos planteados y, para ello, se necesita de una buena comunicación, reporte de relaciones, terminación de las tareas, ajuste a las necesidades.

Contar con personas competentes en los lugares adecuados es tan importante como necesario, pero definir claramente sus responsabilidades lo es aún más. La estructura, siempre y cuando esté bien definida, ayuda a dar las instrucciones y pautas a los responsables de las actividades y procesos que necesiten de ello. Esto ha de tenerse siempre en consideración con el fin de evitar conflictos entre los deberes de cada uno. Solamente un responsable para cada asunto, aunque la información fluya a otros colaboradores y el trabajo se desarrolle entre varios, es la mejor forma de prevenir los fracasos de la organización.

La elección de la estructura es un asunto muy particular de cada empresa y, en la mayoría de los casos, se optimiza mediante ensayo y error, pero los siguientes conceptos ayudarán a conseguir la mejor forma de hacer eficiente la estructura:

  • Establece la mejor manera de lograr los objetivos.
  • Proporciona los métodos y medios para desempeñar las actividades de forma eficiente.
  • Reduce la duplicación de tareas y esfuerzos
  • Mejora la productividad de las personas involucradas
  • Proporciona autoridad a quien la necesita
  • Proporciona el tipo de trabajo a realizar en función de los fines de la empresa

“Todo arte se caracteriza por un cierto modo de organización alrededor de un vacío”. (Jacques Lacan)

 ORGANIZATIONAL STRUCTURE

Any company or institution needs a structure in order to distribute the activities and control the processes. With it, more efficiency and effectiveness is sought and, this is where difficulties are encountered in its development and use.

One of the fundamental aims is the control of the resources and the necessary personnel to carry out the tasks that lead to achieve the proposed objectives and, for this, it is necessary a good communication, relationship report, completion of the tasks, adjustment to the needs

Having competent people in the right places is as important as it is necessary, but clearly defining their responsibilities is even more so. The structure, provided it is well defined, helps to give instructions and guidelines to those responsible for the activities and processes that need it. This must always be taken into consideration in order to avoid conflicts between the duties of each one. Only one responsible for each issue, even if the information flows to other collaborators and the work is developed among several, is the best way to prevent the failures of the organization.

The choice of structure is a very particular issue of each company and, in most cases, is optimized by trial and error, but the following concepts will help to achieve the best way to make the structure efficient:

  • It establishes the best way to achieve the objectives.
  • Provides the methods and means to carry out activities efficiently.
  • Reduces the duplication of tasks and efforts
  • Improves the productivity of the people involved
  • Provides authority to those who need it
  • Provides the type of work to be carried out according to the company’s purposes

“All art is characterized by a certain mode of organization around a void”. (Jacques Lacan)

Antonio González Losa

0

Creo advertir un nuevo renacer de sentimientos solidarios -escasos con esta vorágine- que brotan vigorosos alentados por la lectura del epígrafe. Espíritus cuya elongación se inicia en candidez y termina avizorando simpleza, trasladan su retentiva al inclemente episodio de la AP-6. Algunos, muchos años atrás, soportábamos rigores naturales hoy bastante aminorados. Hace días, miles de personas se toparon con la imprevisión y holganza de un gobierno jactancioso e inepto.

0

 

La historia que decidimos contarnos nos persigue sin descanso. Hasta que decidimos dejar de contarla así. Hasta que la compartimos de manera distinta. Hasta que la reescribimos. Todas comienzan con un llanto inconsolable. Todas se gestan después de muchos días con los pulmones llenos de un oxígeno carente de aire. Todas comienzan a partir de unos ojos que no ven más allá de sus propios párpados. Todas nacen tras un riguroso encierro. Toda historia comienza despacio.

Página 1 de 223123456789101112...203040...Última »