Opinión

0

Te ha pasado seguro. Te encuentras delante de Alguien Rodríguez y te muestra su inquebrantable necesidad de hacerte saber, inmisericorde desde su total (…mente dudosa) supremacía. Por suerte (mala), será debido a que le falta cierta fe en su juego, por eso tendrá a bien explicarte todos y cada uno de los secretos del universo, haciendo especial hincapié en los tuyos. En realidad, hace tiempo que dejó de ser jugador, se hizo árbitro. No confía en su técnica así que hará ostentación del título que le acredita como propietario del Libro de las Leyes y las Reglas. Podemos ayudar.

1

El universo es antes que nada y además de muchas cosas más, “grande”. Creo que se lo escuché decir hace poco a Stephen Hawking en un documental.

0

El presidente de la Diputación Provincial de Castellón, Javier Moliner, me invitó el pasado 5 de junio a dar una conferencia sobre el Cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en un ciclo homenaje que la Diputación de su provincia natal ha ofrecido a su memoria. Y a propósito de esa convocatoria, haré una referencia sobre lo que allí dije, para general conocimiento de los lectores, muchos de ellos jóvenes, que no conocieron a quien fue un verdadero Cardenal de España.

0

 

Son muchas las dudas que nos asaltan cuando pensamos en la gestión ambiental: ¿las empresas tratan de hacer negocio con las prácticas ambientales de los consumidores?, ¿los compromisos publicitarios con el medio ambiente responden a la realidad del compromiso empresarial? La existencia de objeciones culturales y teóricas, dificultades económicas, problemas estructurales, cuestiones legales, escepticismo y desconfianza, inconvenientes prácticos, dificultades sociales, aspectos psicológicos, resistencias personales y miedo a los cambios bloquean el desarrollo de buenas prácticas ambientales y castran, de alguna manera, el libre pensamiento acerca del futuro de la Tierra.

0

 

Por vuestras últimas actuaciones públicas y políticas, los veteranos, deseamos recordaros algunas cuestiones fundamentales de aquel gran pacto del 78. Nos encantaría cambiar vuestra “visión” aunque  sabemos  que es una dificilísima tarea.

2

Seguramente al lector le extrañe que no enfoque este artículo con la premisa del momento: moción de censura. Desde mi punto de vista, salvo anécdotas donosas, ofrece poca (más bien ninguna) sustancia digna de análisis. Convendrán conmigo si califico estas sesiones vividas como el mejor número circense jamás realizado bajo esa carpa nacional denominada parlamento.