Jesús Málaga

0

Conocimos a los duques de Alba gracias a José María Vargas- Zúñiga. Él les habló de nosotros y nos invitaron en las navidades de 1979 a comer en Monterrey. Desde entonces surgió una amistad entre Cayetana, su marido Jesús Aguirre y nosotros, que cultivamos hasta la muerte de Jesús.

0

Rafael Alberti vino a Salamanca con el pintor Gastón Orellana traído por Juan Mari López  y su mujer, que nos invitaron también a Mª José y a mí a su casa, el antiguo Palacio de la Moneda o Casa de Torres Villarroel, perteneciente, en su día, a la orden de Santiago, en la avenida de la Merced, para entrevistarnos con el poeta y su mujer. Juan Mari López compró el caserón a los Jesuitas, sus últimos propietarios, cuando estaba en ruinas, y con mucho esfuerzo lo salvaron para siempre, después de una respetuosa y costosa restauración.

0

A lo largo de los 71 años de mi vida he asistido a momentos de gran emoción. Quiero dejar constancia de uno que me marcó de forma especial. A finales de la década de los ochenta del pasado siglo, siendo alcalde de la ciudad, iniciamos desde el Ayuntamiento el expediente para la designación de Salamanca como Ciudad Europea de la Cultura. Antes de que la comisión pertinente dictaminara precisábamos apoyos de los países europeos, dentro y fuera de la Unión Europea, entonces Comunidad Económica Europea.

0

Carmen Martín Gaite tenía muchos recuerdos de su infancia en Salamanca. Vivió con sus padres en la plaza de los Bandos. Le concedimos también la Medalla de Oro de la ciudad por las muchas referencias a Salamanca en sus novelas, sobre todo Entre Visillos. Mantuve una buena amistad con ella y con su hermana. Fue un error que la ciudad no crease una casa- museo para exponer sus pertenencias y escritos. Cuando murió yo había dejado de ser alcalde de Salamanca, y aunque intervine para que se adquiriese por la Junta de Castilla y León su legado y se expusiese en nuestra ciudad, mis propuestas no fueron escuchadas.