Authors Publicaciones porManuel Olmeda Carrasco

Manuel Olmeda Carrasco

44 Publicaciones 0 Comentarios
Soy un profesor que emplea su tiempo de jubilado en el análisis político y consecuentes artículos donde expreso mi punto de vista sobre temas de actualidad. Este afán me viene desde mi época de estudiante

0

Todavía ignoro si mi querencia por la información política, en sentido amplio del vocablo, se debe a exclusivos y viejos impulsos analíticos. Tal vez surja en mí un desconocido afán compilatorio de dichos y hechos esperpénticos o disparatados. Mi ideal primigenio fue desgranar opiniones objetivas, equilibradoras, de actos y frases prodigados por políticos relevantes. Hoy, sin embargo, aparecen segundones que generan hilaridad; tanta que uno, hastiado de cinismo y doblez, empieza a replantearse si no cambiar el rigor por la flema. Asimismo, parece trascendente reubicar cinismo, ineptitud y felonía para asentarlos a medio camino entre tragicomedia y sainete. ¿Por qué no tomarse con humor tan desmedido afán de entrar a bombo y platillo en el libro Guinness del despropósito? Acontece con exceso que estos siniestros personajes de la rivalidad, anudan su fe al sectarismo más artificioso y petulante.

0

Para discernir o argumentar con propiedad cualquier asunto, es necesario precisar o consensuar los significados. Si cada uno aplica como le viene en gana la -a veces- imprecisa polisemia de nuestro idioma, difícilmente puede llegarse a resultados satisfactorios. Por este motivo, es imprescindible establecer los términos de extensos debates multitudinarios y escasas lucubraciones personales. La España del sesteo, del despertar somnoliento, confuso y perezoso, representa un velero. Desarbolado el velamen y roto el timón, navega sin rumbo sometida a los embates que políticos de tres al cuarto y medios habilidosos, pero felones, acrecientan sin ninguna consideración. Ambos constituyen la sustancia, el aderezo principal, cuando se trata de adoctrinar, de corromper, la mente social.

0

Toda acusación popular se genera sobre dos vertientes. Una política cuya sentencia, en un sistema democrático, viene dada por el resultado electoral. Otra, presenta vínculos jurídicos y su ejecutoria, objetivamente, corresponde a la fiscalía. Existen, sin embargo, colectivos que, disfrazados de oscura representatividad, aseguran ser voz y salvaguardia del pueblo. Se arrogan competencias previstas, de forma bastante cautelosa, en el texto constitucional. Tanto que, a veces, precisa de profundo adiestramiento hermenéutico.

0

El PSOE cumple ciento treinta y ocho años de existencia. Sus deudos afirman que tanta senectud, tanto empirismo, añaden un plus cuando se tasa crédito y alcance.

0

El miércoles, día doce, el Congreso consumó su último pleno. Está previsto continuar del doce al catorce de septiembre; por tanto, sus señorías atesoran dos meses de holganza. Sé que algunos jurarán encontrarse al pie del cañón en quehaceres socializantes o administrativos.

0

Días atrás cumplimos con ostentación el cuadragésimo aniversario de las primeras elecciones democráticas. Nuestro Parlamento vistió de gala, también de estrecheces, para la ocasión.

0

Pedro Sánchez, el renovado secretario general del PSOE, se destapó como gran maquinador a la hora de conseguir sus objetivos. No es nada fácil superar, vencer, los esfuerzos realizados por el aparato de unos partidos monolíticos, roqueños.

2

Seguramente al lector le extrañe que no enfoque este artículo con la premisa del momento: moción de censura. Desde mi punto de vista, salvo anécdotas donosas, ofrece poca (más bien ninguna) sustancia digna de análisis. Convendrán conmigo si califico estas sesiones vividas como el mejor número circense jamás realizado bajo esa carpa nacional denominada parlamento.