Authors Publicaciones porManuel Olmeda Carrasco

Manuel Olmeda Carrasco

60 Publicaciones 0 Comentarios
Soy un profesor que emplea su tiempo de jubilado en el análisis político y consecuentes artículos donde expreso mi punto de vista sobre temas de actualidad. Este afán me viene desde mi época de estudiante

0

Sería ingenuo por mi parte el solo intento de conceptuar vocablos tan conocidos y practicados. Los tiempos que vivimos nos permiten explorar ambos, brillando por poco en cuantía el segundo. Aunque los datos son confusos, nadie niega ya que el número de separaciones supera al de enlaces. Cabe suponer que el desamor ahora sea comparable al de decenios atrás. Simplemente, los desafectos pretéritos quedaban sometidos a pautas sociales, hoy superadas, o a la seguridad económica de esposa e hijos.

1

Créanme si les digo que niego saber dónde hincar el diente, de qué tema escribir. Parecerá un dilema estúpido e inconcebible pero aseguro su verdad.

0

Regular es un vocablo procedente del latín regulare (normas o reglas). Según el DRAE, en su cuarta acepción, significa “determinar las reglas o normas a que debe ajustarse alguien o algo”. Por contra, desregular indica eliminar total o parcialmente la disposición anterior. Es evidente que tanto uno como su antagonista implican querencia o no a cultivar, aun defender, estos preceptos que afectan al marco social. Algunos sociólogos reivindican arrinconar cualquier lastre restrictivo, atentatorio contra las libertades individuales. Inclusive exponen argumentos grotescos, sui géneris, para apoyar teorías coyunturalmente ciertas. A largo plazo, cualquier quiebra esencial de la norma carece de fundamento y consistencia, según opinión mayoritaria. Sociólogos modernos e investigadores sobre comportamientos grupales, defienden contextos reglados para conseguir una armonía perfecta. 

0

A veces -siempre con deleite- se acumulan en mi mente lejanos, viejos, recuerdos de infancia. Alrededor de los siete años, inicio los primeros y casi últimos relacionados con unos visitantes esporádicos: los charlatanes.

0

Frecuentemente, sin encomendarse a Dios ni al diablo, se utiliza el lenguaje de forma inexacta, fraudulenta, con afán de confundir, cuyo desenlace debiera producir efectos contrarios.

0

Uno, entrado en años y espectador crítico de esta coyuntura, viene conjeturando alegatos, tesis, que niegan planteamientos considerados indiscutibles. Mi escepticismo confeso, amén de dispensa activa, me impiden ser valedor de nada ni nadie.

0

Al iniciar este artículo nadie sabe qué va a pasar (sospecho que ni los protagonistas), pues el fiel de la balanza puede preferir o desdeñar cualquier flanco. No sé, pero sensatez y sentido común se muestran ligeros frente al peso muerto que comporta todo suicidio.

0

En varios lugares de La Mancha, de cuyos nombres temo no acordarme, hemos ido viviendo la paradoja cervantina. El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha es un título contradictorio ya que loco e ingenioso son antagónicos. Con todo, eso es otro tema. Nuestro periplo, llanura eterna con escasos oteros, está protegido por un ejército de colosos astados.

0

Decía Bacon que nada induce al hombre a sospechar mucho como el saber poco. Tal frase ratifica su certidumbre en momentos históricos. Análisis y conjetura se imbrican, a veces funden, a la hora de advertir qué ocurre, por qué tanta expectación. Una plaga de incauto cotilleo se vislumbra en la ciudadanía ahíta de argumentos que le lleven a conciliar sentido común y actos ininteligibles. Vano intento, pues entrevemos complejo acceder al retorcido mundo dirigente. No debido a dificultad objetiva sino porque la dinámica política esconde trayectorias diversas marcadas todas ellas con el sello de la coyuntura, de la paradoja, tal vez del descalabro. Ahora, el analista rebosa espejismo -empapado de sed- pareciéndose al viajero perdido en el desierto.

0

Quizás este epígrafe no se ajuste a la concreción que pudiera colegirse de la inmediatez ofrecida por el verbo. Llevamos siglos de indigencia. En cualquier caso, prefiero ser magnánimo antes que riguroso. Tras advertir contradictorios sentimientos por las imágenes que contemplamos en televisión, me siento aturdido ante el absurdo. Viene a mi mente una frase precisa: “La vida es tan buena maestra que si no aprendes la lección te la repite”. El día seis de octubre de mil novecientos treinta y cuatro, Cataluña y su presidente Lluís Companys recibieron una lección.