Authors Publicaciones porEl Elefante Rosa

El Elefante Rosa

117 Publicaciones 0 Comentarios

0

 

Desde la Asociación Nacional para la Sensatez y la Amistad del Raciocinio, A.N.S.A.R, nos es grato facilitarle tres pistas necesarias para abandonar la caverna. Damos por hecho que la primera está clara tras su auxiliador “Hola, me llamo Yo y me miran raruner”. ¡Bravo! Ahora ya solo cabe mejorar.

0

Claro que sí cielo. Tu culo es probablemente una de las piezas más importantes con las se te dotó. Haylos de múltiples formas, colores, texturas, tamaños y sensibilidades (ay, sensibilidades). Y el tuyo, magnífico, nos lo muestras en todo su esplendor, en toda su razón.

0

 

Con la de cosas que hay, cómo no se nos va a ir alguna de las manos. ¿A quién le apetece estar en las de nadie? ¿Cómo no hacer todo lo posible por irse de ellas entonces?

0

Centrifugar lo peta decía. Pues centripetar lo fuga. Prometo que me creí aquello de que in medio virtus y resulta que no. ¿A quién se le ocurre ser equidistante? Es de locos tú.

0

 

Supongo que te habrás percatado de que de un tiempo a esta parte se venden, básicamente, intangibles experiencias y sensaciones. Nada más que eso, un mantra válido tanto para un desodorante, unos cereales, un crucero o unas compresas mini sin alas. Lo capital es poder “experienciar” y “sensacionar”, grabar los momentos que quedarán forever para siempre en tu memoria. Así podrás contarlo en el trabajo. Así, como para no comprarlo. Lo cuentan tan bonito…

0

 

Cualquier lugar del mundo esconde un mundo de mundos. Es imposible conocerlos todos porque son muchos muy grandes muchas veces. Por pequeños y carentes otras. En cualquier caso, la técnica de recuento, por exigente o inabarcable que pueda parecer, no dejará de mostrarse al alcance del más iletrado párvulo. Basta con contar puertas, su relación con el número de mundos es 1:1.

0

 

Ir andando con la vida encendida, quiero decir no apagada, hace sencillo percatarse de cómo de bipolares nos mostramos. Dejemos voluntariamente al margen al verbo ser, que aquí no pinta nada. Somos caleidoscópicos.

0

 

Aunque en ocasiones no parezca sencillo de entender, interpretar o simplemente aceptar, todo sucede por algo. Hay una versión muy romántica con domicilio social en Bucolia que confunde “por” con “para”. No es pequeño el matiz, ya que aunque su camino alcance el mismo número de kilómetros y en ambos recorridos son sencillos de reconocer multitud de obstáculos, unos guardan la espalda y otros invitan al horizonte.