Inicio Economía Salamanca despide 2017 con 2.141 parados menos

Salamanca despide 2017 con 2.141 parados menos

Gracias a la despoblación y a los contratos precarios

por -
1

Salamanca cerró el año 2017 con un total de 25.486 desempleados registrados en las oficinas del Ecyl, lo que supone 33 menos que en noviembre y una reducción de 2.141 en el conjunto del año.

 

Este descenso se explica por la continuidad del proceso de despoblación en la provincia (solo en 2016 en 2.383 personas) debido a la emigración, a que quienes consumen las prestaciones no renuevan su tarjeta y también se atribuye al aumento de los contratos temporales, en su mayoría precarios.

El año pasado acabó con 117.117 personas afiliadas, lo que supone un aumento de 2.448, según los datos facilitados este miércoles por el Ministerio de Empleo.

El descenso del paro registrado en Salamanca en el mes de diciembre se debió, sobre todo, al sector servicios, que vio reducida su bolsa de desempleo en 471 personas, que compensó con creces el aumento de 202 parados en la construcción.

En Castilla y León, el año pasado acabó con 162.988 desempleados, 15.198 menos que en el ejercicio anterior, y con 901.655 personas afiliadas a la Seguridad Social, 18.628 más que al acabar 2016.

En el conjunto de España el año acabó con 3.412.781 desempleados registrados en las oficinas del paro, 290.193 menos que el ejercicio precedente, y un total de 18,46 millones de afiliados, lo que supone un aumento de 611.146 empleos más.

1 Comentario

  1. Salamanca necesita con extrema urgencia crear un Sistema Financiero Local para retener y atraer talento…todo lo demás son “parches porosos” en una neumonía 9 sobre 10.

    Si no se hace, la despoblación, el envejecimiento, en suma, el empobrecimiento crónico, está asegurado ya que los Bancos de las Troikas nunca invertirán en Provincias sin potencial de obtener beneficios de “dos dígitos”.

    Si a esto le añadimos lo de “Madrid, paraíso fiscal”…tenemos los ingredientes para volver al siglo XVIII ya que se nos llevan el talento y el capital…

    ¿hablamos?

Deja tu comentario