Inicio Provincia Historia de un independentismo consumado en Salamanca

Historia de un independentismo consumado en Salamanca

El Ayuntamiento de El Cerro denuncia que la Diputación y la Junta han pactado a sus espaldas la segregación de Valdelamatanza, hasta ahora un barrio del municipio ubicado a 13 kilómetros

por -
1

El Cerro es un pueblo salmantino de 290 habitantes que está a 20 kilómetros de Béjar. Desde hace siglos, pastores y ganaderos del municipio fueron asentándose en un enclave a 13 kilómetros de distancia (y a cinco de Aldeanueva del Camino -Cáceres-) formando el núcleo de población que se llamó Valdelamatanza, que cuenta con 170 vecinos y que hasta ahora era considerado como un barrio de El Cerro .

 

El primer intento de segregarlo se produjo en tiempos de la República, pero el golpe de estado franquista frenó el proceso. Se 2012, cuando un grupo de vecinos presentaron una iniciativa en el pleno municipal de El Cerro pidiendo que Valdelamatanza se constituyera como una entidad local menor (ELM), pero no prosperó.

La convivencia de casi un siglo se ha visto alterada ahora por la decisión de vecinos de Valdelamatanza simpatizantes del PP que retomaron la propuesta de convertir Valdelamatanza en una ELM (desestimada en el pleno municipal de El Cerro en 2012), apoyándose en sus influencias en la Diputación y en la Junta.

El alcalde de El Cerro (que también vive en Valdelamatanza) se enteró del movimiento cuando el pasado mes de junio le avisaron desde la Junta que tenía 10 días para alegar la segregación de ambos núcleos de población.

Lo hicieron (exponiendo que había prescrito el intento de crear la ELM de 2012 -y desde 2013 ya no se pueden pedir por orden de Montoro-, que no tiene territorio propio y que no se ha contado con el Ayuntamiento de El Cerro para este proceso), pero en septiembre se aprobó la segregación, la independencia como se dice en ambos núcleos, según sancionó el Bocyl este lunes.

El alcalde dice que esto traerá “más problemas que beneficios”, porque la ELM de Valdelamatanza tendrá que poner en marcha su propio engranaje burocrático, y porque en realidad será una pedanía de El cerro, con lo que no rompe el cordón umbilical. “Crear una Entidad Local Menor (ELM) para seguir dependiendo de El Cerro no tiene ningún sentido y menos en estos tiempos que corren, donde el partido del gobierno intenta unificar municipios con la nueva ley del Régimen Local e impedir la segregación de Cataluña, por una parte,  pero aquí se practica todo lo contrario”, señala el alcalde de El Cerro, Juan Carlos Garavís.

Valdelamatanza recibirá algunos ingresos que gestionará autónomamente, pero también tendrá que hacer frente a algunas obligaciones que pueden poner en riesgo la estabilidad financiera.

Valdelamatanza se siente casi más extremeño que castellano y leones. Está separado de El Cerro por una decena de kilómetros, con un puerto de por medio. Prácticamente ocupa territorio de Extremadura y de hecho la sanidad y la educación las presta la Junta de Extremadura en virtud de un convenio suscrito con la Junta de Castilla y León. Pero noo hay rivalidad con El Cerros.

Cuatro de los siete concejales del Ayuntamiento de El Cerro (incluido el alcalde) son de Valdelamatanza, e históricamente se han formado parejas entres habitantes de ambos núcleos.

El alcalde de El Cerro denuncia que la Diputación y la Junta reactivaron este proceso de segregación “de espaldas al Ayuntamiento de El Cerro”. Ahora está todo tan reciente que no tienen claro qué decisión tomar y si recurren esta segregación ante el Contencioso.

Valdelamatanza.

Valdelamatanza.

 

1 Comentario

  1. ¿Independentismo? No parece la palabra más adecuada para un proceso perfectamente legal y lógico en la evolución de los pueblos, como es la formación de un núcleo urbano.

    Y sacar a Cataluña sin venir a cuento… una alusión tendenciosa y desafortunada que arruina el artículo.

    En cuanto a querer pasarse a la comunidad autónoma extremeña (algo también perfectamente legal) no me sorprende, cada vez más gente rechaza este invento sin pies ni cabeza mal llamado “Castilla y León” que no ha traído más que ruina a pueblos y comarcas enteras.

Deja tu comentario