Inicio Local 8 mujeres vigilan desde los medallones de la Plaza Mayor

8 mujeres vigilan desde los medallones de la Plaza Mayor

por -
0

 

Dos de ellas no tienen nombre propio, son sólo símbolos; otras tres comparten espacio con un hombre y, de todas ellas, hay una que vive en la actualidad. Desde su mirada de piedra, te vigilan, y quizá sepan más de ti que tú de ellas. Ahora puedes conocerlas un poco más.

 

Isabel de Farnesio_OKIsabel de Farnesio: arte con ‘extra’ de queso

Su sitio en la Plaza
Su rostro se encuentra en el llamado Pabellón Real (el arco bajo el que transcurren las escaleras que llevan al mercado de San Juan). A su lado se encuentra el medallón de su esposo, Fernando V.

Quién fue
Un carácter fuerte y autoritario que la convirtió en una influencer en el panorama político de la época es el rasgo más recordado de esta noble italiana nacida en 1692 en Parma (segunda esposa de Felipe V y madre de Carlos III). Dicen que aprovechó el ‘bajón’ constante de su marido para ‘colocar’ a sus hijos en tronos de toda Europa.

¡Qué curioso!
Sus detractores le pusieron el mote de ‘la parmesana’ por su afición a este tipo de queso y a otros productos lácteos. Pero más destacable fue su afición por el arte, en concreto por la pintura de Murillo, de quien adquirió un gran número de obras. Su colección incluía también esculturas de otros autores, actualmente expuestas en el Museo del Prado.

Famosas fueron sus Fiestas Reales en Aranjuez, con Farinelli, ‘il castrato’, como protagonista musical. Ella confiaba en que la voz del cantante de ópera aliviara la depresión de su marido, que pasaba largas temporadas sin moverse de la cama y descuidando su higiene personal.

Isabel I de Castilla_OKIsabel I de Castilla: no hay dolor

Su sitio en la Plaza
Comparte espacio en la Plaza Mayor de Salamanca con su marido Fernando (medallón de los Reyes Católicos) en el Pabellón Real. Su rostro aparece en segundo plano, tallado sobre la piedra con un sutil relieve en el que la reina aparece de perfil y todo el protagonismo visual se lo lleva Fernando, en primer plano, y con mucho más “efecto 3D”. Los monarcas ‘se ganaron’ este medallón por su labor de financiación de la Catedral Nueva.

Quién fue
Isabel I (Madrigal de las Altas Torres, 1451) fue reina de Castilla (1474-1504), reina consorte de Sicilia (1469) y de Aragón desde 1479 tras su matrimonio con Fernando de Aragón, su primo segundo (fue necesario un ‘permiso’ especial del papa -una bula- para que el casamiento fuera posible).

En 1504, un fuerte cuadro clínico de retención de líquidos (hidropesía) puso fin a su vida en su Palacio Real de Medina del Campo

¡Qué curioso!
Los cronistas de la época destacaron de ella su inteligencia, ingenio y capacidad comunicativa. “Verla hablar era cosa divina; el valor de sus palabras era con tanto y tan alto peso y medida, que ni decía menos, ni más”, explicaba Fernández de Oviedo.

También hacen hincapié en su fuerte autocontrol de las emociones y del dolor físico: llegaba a disimular incluso los dolores del parto, según las crónicas.

Juana la Loca_OKJuana I de Castilla: encerrada durante 46 años

Su sitio en la Plaza
Comparte medallón con Felipe I en el pabellón Real, a la derecha de sus padres, los Reyes Católicos. Como en el caso de ellos, esta figura femenina aparece en segundo plano. De hecho, hay que fijarse bastante para ver su rostro de perfil, pues es Felipe quien realmente destaca.

Quién fue
Juana I de Castilla (1479-1555), conocida como ‘la Loca’, vivió pasó 46 años encerrada por orden de su padre y su hijo, Carlos I, en el palacio de Tordesillas. Fue reina de Castilla, así como de Aragón y Navarra. Pero poco pudo hacer como monarca, pues desde 1506 no se le permitió ejercer poder alguno.

Tampoco tuvo libertad sobre su matrimonio, pues sus padres eligieron por ella siguiendo intereses políticos y, con 17 años, Juana viajó a Flandes para casarse con Felipe el Hermoso.

¡Qué curioso!
Siempre vestido de negro y acompañada de su última hija, Catalina, así pasó su encierro Juana, que se quedó definitivamente sola cuando la niña salió del palacio con 16 años para casarse. Ambas sufrieron malos tratos físicos y psicológicos según muchos autores, que hablan de una “conspiración” encaminada a ningunear a Juana para que nunca ejerciera como reina debido a su supuesta enfermedad mental.

Demente o maltratada (o quién sabe si las dos cosas), su sufrimiento trató de ser borrado por sus padres en lo que al encierro se refiere, pues mandaron quemar cualquiera documento en el que se hablara de los años en los que Juana vivió recluida.

Las películas ‘Juana la Loca’ (Vicente Aranda, 2001) y ‘Locura de amor’ (Juan de Orduña, 1948) profundizan en su vida.

Teresa de JesúsTeresa de Jesús: hasta Alba de Tormes y más allá

Su sitio en la Plaza
En el Pabellón de Petrineros, junto con otros ‘hombres de letras’, concretamente entre Miguel de Cervantes y Francisco de Vitoria.

Petrineros es en realidad una deformación de la palabra “pretinero”, es decir, fabricante de “pretinas”, nombre que recibían los cinturones de cuero a mediados del silgo XVIII. Por aquel entonces, en esa zona vendían sus productos de cuero los guarnicioneros, de ahí que este pabellón conserve este nombre.

Quién fue
Fue la monja fundadora de la Orden de las Carmelitas Descalzas, una de las principales representantes del misticismo y una prolífica escritora. Fue proclamada Doctora de la Iglesia en 1970, habiendo fallecido en Alba de Tormes en 1582. La localidad conserva reliquias de la santa, canonizada en 1614.

¡Qué curioso!
Su vida y su obra literaria hacen de ella un personaje irrepetible. Nada mejor que visitar Alba de Tormes para adentrarse en lo que fue su mundo. Como curiosidades de esas que no están en los libros de historia, ahí van estas tres:

  • En su honor se ha creado un tema de rock (Tres curas rockeros le hacen una canción a Santa Teresa)
  • Existe una novela que, a modo de biografía, reivindica su papel como mujer trasgresora en su época con ideas casi “antisistema” vigentes en la actualidad (Malas Palabras, de Cristina Morales).
  • Su vida se puede ver hasta un vídeo en dibujos animados.

Alegoría Primera República_OKAlegoría a la I República: mujer simbólica de larga cabellera

Su sitio en la Plaza:
Representada por una mujer con el pelo largo y ondulado, este medallón se haya en el pabellón del Ayuntamiento, al lado izquierdo de la puerta de entrada.

Quién fue
Este rostro femenino no tuvo nombre ni apellidos, es un símbolo, un modo de representar un periodo concreto de la historia de España. La Primera República Española fue el régimen político vigente del 11 de febrero de 1873 al 29 de diciembre de 1874.

¡Qué curioso!
Junto al rostro femenino aparece una rama de laurel, un elemento que también estuvo presente en la primera representación de este personaje, creado por el dibujante catalán Tomás Padró Pedret para el diario republicano ‘La flaca’.

No hay espacio en el medallón para el resto de detalles de la ilustración, como la toga romana, el gorro frigio (capucha ‘estilo Pitufo’ símbolo de libertad por su uso durante la Revolución Francesa), la balanza simbolizando la justicia, las tablas con las leyes de la República Federal, el gallo como ‘guiño’ a Portugal o el pecho semidesnudo representando la capacidad para dar alimento a los hijos de la patria.

Alegoría Segunda República_OKAlegoría de la II República: posando con mi león

Su sitio en la Plaza
También en el pabellón del Ayuntamiento, entre su compañera respresentante de la I República y Amadeo I.

Quién fue
Esta mujer es un modo de simbolizar los valores de la II República española (1931-1936). No se trata de un personaje real, sino una alegoría, un modo de representar a la Patria.

¡Qué curioso!
Además del rostro femenino, este medallón incluye otros símbolos, como la bandera ondeante de la II República y el ya citado gorro frigio. Si este representa la libertad, el león con el que esta mujer posa en la piedra de la Plaza Mayor de Salamanca simboliza la fuerza.

La paz también está presente mediante a través de las ramas de olivo y de roble.

Isabel II_OKIsabel II: sexo libre, ¿y qué?

Su sitio en la Plaza
En el Pabellón del Ayuntamiento, a la parte izquierda, entre Alfonso XII y Fernando VII. Es otra de las mujeres que tiene medallón para ella sola.

Quién fue
Isabel II de España (1830-1904) fue reina de España entre 1833 y 1868. Esta mujer no habría subido al trono de no haber sido por la derogación de la denominada ‘Ley Sálica’, que daba prioridad a los varones.

Murió en Francia, país al que se exilió tras la revolución de 1868, llamada ‘La Gloriosa’. Abandonó España en tren durante sus vacaciones de verano (el ferrocarril estaba en pleno auge en la época).

¡Qué curioso!
‘La de los Tristes Destinos’ o ‘la Reina Castiza’ son los dos apelativos usados para referirse a ella.

Detalles escabrosos de carácter sexual salpican los textos que tratan ahora de reconstruir su historia. Desde ninfómana hasta víctima de violación, las denominaciones son variadas, pero suelen ligar a la monarca con una activa vida sexual, como si de un terrible delito se tratara.

En el ámbito educativo, se detectaron enormes carencias durante su reinado. Y Salamanca también se vio afectada: 133 alumnos en la Universidad durante 1858, por ejemplo.

Sofía_OKDoña Sofía: reina emérita

Su sitio en la Plaza
Comparte medallón con su marido, Don Juan Carlos, en el pabellón del Ayuntamiento (parte derecha). Es el único personaje femenino presente en los medallones de la Plaza Mayor de Salamanca que vive en la actualidad.

Quién es
La reina consorte nació en 1938 cerca de Atenas y se casó con su ‘compi’ de medallón en 1962. Desde entonces, llenó telediarios y portadas que has visto cientos de veces. Este artículo podría incluir muchísimos datos sobre ella, pero Wikipedia ya lo hace muy bien en su entrada sobre Sofía de Grecia.

¡Qué curioso!
Esta obra se incluyó entre los medallones de la Plaza Mayor de Salamanca para conmemorar la visita oficial de los ahora reyes eméritos a Salamanca en 1984. La pareja pisó tierra charra el 4 de abril, y antes habían estado en Soria. Desde Salamanca viajaron a Valladolid.

Doña Sofía es Académica de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de la Real Academia de la Historia. Posee el doctorado honoris causa por nueve universidades.

Por: Imelda Hernández Simón
Comunity Manager

No hay comentarios

Deja tu comentario