Inicio Local El Ibsal lidera un proyecto para mejorar el tratamiento de un cáncer

El Ibsal lidera un proyecto para mejorar el tratamiento de un cáncer

La finalidad es mejorar la atención de los enfermos de cáncer hematológico a través de una gran base de datos

por -
1

El instituto IBSAL ha presentado el proyecto Harmony, el primer proyecto europeo que aplica la tecnología del big data para mejorar el tratamiento y la calidad asistencial de los enfermos de Hematología al reducir el tiempo de realización de los medicamentos. En este proyecto están trabajando personas de más de 11 países distintos, entre los que se encuentran Rusia, Estados Unidos y diversos países europeos.

 

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, acompañado por el rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez, el coordinador del proyecto Harmony, Jesús María Hernández Rivas, el director científico del IBSAL, Rogelio González, el director médico del Complejo Asistencial, Gonzalo Varela, y el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Bienvenido Mena, han presentado el proyecto Harmony, pionero en la aplicación de big data en la Sanidad.

Antonio María Sáez ha señalado que se trata del “primer proyecto europeo de aplicación de big data a la salud”, es decir, “la utilización masiva de datos clínicos, terapéuticos y de otro tipo con la finalidad de mejorar la atención sanitaria a los pacientes con cáncer hematológico”. Ha destacado que está coordinado y liderado por el IBSAL y que sus codirectores, el doctor Hernández Rivas y Guillermo Sanz (Hospital de la Fe, Valencia), son españoles. También ha señalado la cuantía de financiación que han conseguido, 49 millones de euros durante los próximos 5 años, así como su finalidad, que permite agrupar datos de en torno a 50.000 pacientes para mejorar los resultados de las actuaciones clínicas.

Jesús María Hernández, coordinador del proyecto, ha manifestado que “es realmente un reto impresionante para la comunidad científica el poder incorporar toda la nueva tecnología, los big data, a mejorar la salud de nuestros enfermos”. Tal y como ha explicado, se prevé acortar en un 15%  el tiempo el proceso que atraviesa un fármaco desde que se investiga hasta que se puede administrar, para así atender a los enfermos “en la mayor brevedad posible”.

Las enfermedades hematológicas son enfermedades que tienen muy poca incidencia, entonces es muy difícil juntar grandes series de enfermos”, ha explicado el doctor, “hasta ahora la mayoría de los datos están basados en series o en casuística de cientos de enfermos. Lo que nosotros nos proponemos es trabajar por proyectos concretos en cada una de las enfermedades, agrupar series que contengan miles de enfermos para cada una de las patologías para responder preguntas concretas. No pretendemos juntar datos de una manera aleatoria, sino que los datos van a ser específicamente recogidos de los grupos cooperativos más importantes en la esfera hematológica”.

Este lunes, tras la comparecencia pública, se ha llevado a cabo la reunión inicial de arranque del consorcio, el cual tiene 8 paquetes de trabajo. El primero está liderado por los profesionales de Salamanca y Valencia para coordinar el proyecto; el segundo es para “identificar las preguntas más importantes en cada una de las enfermedades”; el tercero, liderado por GMV, explica cómo se tiene que crear la base de datos con el big data; el cuarto, liderado por la Red Europea de Leucemia, armonizará los datos; el quinto desarrollará herramientas para el análisis de esos datos; en el sexto se incluyen las asociaciones de enfermos, las entidades que evalúan los medicamentos y las entidades de economía de la salud; el séptimo, liderado por la Sociedad Europea de Hematología, diseminará el proyecto y los aspectos de la comunicación; y el octavo, liderado por la Universidad de Viena, se encargará de los aspectos legales y éticos.

Texto: Paula Castro Morán

Otras noticias

1 Comentario

  1. Qué no harían si los salmantinos, sus empresas, sus fundaciones y sus instituciones fueran capaces de hacer de pocos…muchos…tanto como 20 millones de euros para pagar a estos grandes investigadores.

    Para cuándo lo de llenar el suelo de la Plaza Mayor con billetes de cinco, para cuando hacer viedeojuegos virtuales para llenarla las veces que haga falta, para cuando una carrera de patos por el Rio Tormes…para recaudar dinero…

    La perezosa Salamanca no consigue lo que sí han sido capaces de conseguir dos menores catalanas juntando ellas solitas un millón de euros…que han entregado…a los investigadores del cáncer infantil…

    Nuestra miopía y egoísmo nos impide alcanzar la felicidad…por unos míseros cinco euros…

Deja tu comentario