Inicio Local En seis años la Consejería de Sanidad ha pagado más de 1.000M€...

En seis años la Consejería de Sanidad ha pagado más de 1.000M€ a clínicas privadas

Podemos ha solicitado información sobre los conciertos, contrataciones y convenios porque están viendo que no solucionan el problema de la sanidad pública

por -
1

 

Podemos denuncia que la Consejería de Sanidad antepone los conciertos con la sanidad privada a otras medidas, como la contratación de personal

La procuradora de Podemos por la provincia de Salamanca, Isabel Muñoz, ha solicitado  a la Junta de Castilla y León la documentación relativa a los conciertos, contrataciones y convenios que dicha Consejería ha suscrito durante el año 2016 con centros y hospitales privados.

Sólo desde el año 2010, “la Consejería de Sanidad ha pagado a centros y hospitales privados por los conciertos suscritos con ellos más de 1.000 (mil) millones de euros, aunque pueden ser más”, apunta la procuradora salmantina de Podemos. Por otro lado, estaría el canon que la Junta de Castilla y León tiene que pagar a la empresa Eficanza por el Hospital de Burgos, construido con el modelo de explotación público-privada, el cual no deja de incrementarse y de lastrar las inversiones y el mantenimiento de la sanidad pública en el conjunto de la región.

El acuerdo inicial de 38 millones anuales durante 30 años, ya se ha elevado a 79 millones en el año 2016. “Desde el año 2012 los castellanos y leoneses hemos pagado a la empresa privada Eficanza la nada despreciable cifra de 328 millones de euros”, puntualiza Muñoz.

En palabras de la procuradora de Podemos, no es de recibo que en estos años de crisis, en los que el Partido Popular aplicaba fuertes recortes a la Sanidad Pública, “diera a ganar a la privada tan suculentas ganancias”.

Si de verdad el Partido Popular apostase por una sanidad pública, universal, equitativa y de calidad, “con estos más de 1.000 millones hubiera aumentado las plantillas y disminuido la precariedad laboral y hubiera también ampliado los recursos humanos, materiales y técnicos”, matiza Muñoz. Pero no, sigue fiel a su línea, como así lo corrobora la gestión seguida por los gerentes y demás puestos designados.

En Salamanca

Isabel Muñoz señala que se puede ver a diario en el Hospital Clínico de Salamanca: cierre de camas, falta de previsión y planificación, masificación en las plantas con el consiguiente perjuicio para la salud al mezclar pacientes de distintas patologías, arbitrariedades en la rotación que derivan en el empeoramiento de la asistencia, acumulaciones por falta de sustituciones que llevan a los profesionales al agotamiento, saturación en las consultas y en las urgencias, listas de espera, etc.

“No se trata de cuestiones puntuales, como siempre apunta el Consejero de Sanidad, son el resultado o los efectos de una política determinada, una política que considera la salud como un bien más del mercado y que utiliza el dinero público más con la intención de mantener empresas privadas que de lograr un mejor servicio al conjunto de la ciudadanía”, concluye.

 

1 Comentario

  1. A Isabel Muñoz habría que aclararle que los médicos que operan por concierto con la Sanidad Pública no son los mismos que trabajan en los Hospitales. Una cosa que me llama la atención es que a estos médicos se les manda operar a un número alto de pacientes en un tiempo récord. La cuestión es si realmente se podría adelantar en la Sanidad Pública con sus propios trabajadores esas listas de espera ya que las operaciones son las mismas y parece ser que en la Pública no de tiempo a los médicos a operar con la misma celeridad.
    Señora Muñoz, tenemos una Sanidad Pública como no la tiene ningún otro país, por mucho que usted se moleste en decir lo contrario. Lo que no puedo entender es que los hospitales se desborden en urgencias con asuntos como la gripe, hay que educar a la sociedad y mentalizarlos que salvo una real urgencia, hay otros sitios donde acudir que no sean un hospital. No están para esas urgencias porque no lo son.

Deja tu comentario