Inicio Opinión ¡Ay, ay, ay ministra Montserrat!

¡Ay, ay, ay ministra Montserrat!

por -
1
El pasado domingo se juntaron más de quince mil personas en las calles de Salamanca para protestar contra los recortes en la sanidad pública. Es la cuarta marea blanca que se celebra en la ciudad y sobrepasó en número a todas las anteriores. No estuvo presente el alcalde Mañueco, que al día siguiente dijo estar con la gente que se había manifestado en contra de las medidas adoptadas por el gobierno del partido al que pertenece. Dispuso, por lo tanto, que se formara un equipo de trabajo, que es lo que se hace cuando a la postre nada se hace.

 
En esa misma fecha, la ministra de Sanidad adelantó en Radio 4 la posibilidad de que se incremente el copago o repago en los medicamentos que adquieran aquellos pensionistas con remuneraciones superiores a los 18.000 euros anuales. Luego doña Dolors Montserrrat echó marcha atrás y desmintió lo dicho, pero a los ciudadanos les queda la sospecha de que algo hay cuando a la titular se le fue la lengua. Gobierno y partido reprocharon a la señora Montserrat el desliz, así que cuando los periodistas le preguntaron por el asunto se limitó a repetir ¡ay, ay, ay! como si le aquejara algún tipo de afección repentina.
Los hospitales públicos de España se están viendo saturados por los numerosos casos de gripe que se están registrando en las últimas semanas, con especial incidencia en Asturias y Castilla-León. Los recortes presupuestarios en Sanidad en casi 8.000 millones de euros y la reducción de personal y camas en los centros públicos se dejan sentir especialmente ante este elevado incremento de enfermos, más o menos predecible durante el periodo invernal.
Leo que el Sindicato Médico y la Asociación de Usuarios de la Sanidad Pública de Murcia  han denunciado  la única medida adoptada por la consejería de Sanidad de aquella región ante esas circunstancias: está prohibido fotografiar a los pacientes en las camas distribuidas por los pasillos de los hospitales. Esto me recuerda la actitud de algunos medios afines al Partido Popular en Salamanca, que reduciendo a 8.000 el número de manifestantes en la última marea blanca, creen paliar así el clamor ciudadano que se respira en la ciudad contra la política sanitaria del gobierno al que el alcalde Mañueco se debe.
— oOo —

1 Comentario

  1. Un alcalde que da la espalda así a las necesidades más elementales de una ciudad es un alcalde sectario y una ciudad que vota a un alcalde sectario tiene que hacérselo mirar porque es una ciudad sectaria.

Deja tu comentario