Inicio Opinión Marea blanca 8 de enero de 2017. Salmanca

Marea blanca 8 de enero de 2017. Salmanca

marea blanca cabeza manifestacion

Qué son las Mareas Blancas? ¿Quién nos convoca? ¿Por qué otra Marea?

Las Mareas Blancas son un fenómeno reciente en España. Nacen en 2011 en Madrid como movimiento ciudadano para defender la Sanidad Pública y contra su privatización. Se basan en la legitimidad de la acción popular en la calle cuando la legitimidad de origen del gobierno se pierde por abusar o ir en contra del interés y patrimonio común: nuestro excelente Sistema Nacional de Salud. En aquel momento la acción de protesta conjunta de sanitarios y ciudadanos consiguió parar el desmantelamiento del Hospital de la Princesa, la privatización de 6 hospitales y 27 Centros de Salud, suspender copagos de ambulancias, prótesis y dietas, la privatización de una Unidad de Diagnóstico y de todos los laboratorios públicos de la Comunidad de Madrid, hacer pública la interesada y desastrosa gestión de los Consejeros de Sanidad y su dimisión. MEDSAP-Marea Blanca (Mesa en defensa de la Sanidad Pública de la Comunidad de Madrid) continúa vigilante y convocando una marea mensual. Llevan 51, y las Mareas son Blancas por el color de las batas blancas con las que los sanitarios se manifiestan.

En Salamanca se constituye la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública tras la publicación del  RD16Abril/2012. Fue el decreto de los recortes en presupuestos, prestaciones, dotaciones, obras; de los copagos, de la reducción  de personal sanitario, y de la pérdida de la universalidad del SNS. Está formada por representantes de organizaciones ciudadanas vecinales, de asociaciones de pacientes, de asociaciones de personal sanitario, de sindicatos y partidos políticos. Se reúne periódicamente para analizar la evolución de la situación sanitaria y los problemas que van apareciendo; elabora propuestas, comunicados en medios de comunicación para hacerlos visibles, y convoca movilizaciones ciudadanas cuando hay que apoyarlas.

La primera Marea Blanca convocada por la Plataforma se produce en Febrero 2015 para denunciar y protestar por el deterioro asistencial progresivo que generan los recortes aplicados en la Sanidad, y por los retrasos y parones en las obras del nuevo Hospital Clínico. Desde entonces hubo otras dos mareas en 2015, y dos concentraciones en 2016 en protesta porque el deterioro continúa tanto en Hospitales y como en Atención Primaria.

En Salamanca seguimos batiendo records en listas de espera tanto quirúrgicas como de consultas a especialistas o de pruebas diagnósticas a pesar de las externalizaciones

La Marea Blanca convocada para el Domingo día 8 responde a la situación actual de tensión y descontento tanto de los pacientes como de los profesionales sanitarios. En Salamanca seguimos batiendo records en listas de espera tanto quirúrgicas como de consultas a especialistas o de pruebas diagnósticas a pesar de las externalizaciones; sufriendo horas de espera en los Servicios de  Urgencias de Hospital saturados; cierres de plantas, de camas y de la dotación correspondiente de personal sanitario, consecuencia de una temeraria política de ahorro basada en la reducción de personal de enfermería a mínimos.

Esta precariedad está generando descontento en padres y sanitarios, y afectando ocasionalmente a la  calidad asistencial como ha puesto en evidencia el brote estacional de gripe y bronquiolitis. Niños ingresados en otras plantas de adultos, compartiendo habitaciones triples, generalmente sin aumentar la plantilla y a base de aumentar la carga de trabajo, doblando turno, suprimiendo descansos, reubicando personal de otros servicios sin experiencia pediátrica o contratando personal eventual mientras dura la emergencia.

Atender personas no es apretar tuercas. La asistencia sanitaria no puede regirse por la filosofía empresarial del ahorro a toda costa, y de pensar que el personal de enfermería son “chicas para todo”. La eventualidad, la sobrecarga e inseguridad en el trabajo, los cambios de ubicación sin reciclaje previo y la falta de experiencia en otros servicios, pueden generar desgaste físico y mental en el personal sanitario afectando a su integridad y al delicado trabajo de cuidar  pacientes, a la empatía, a la calidad y por tanto al confort y a la seguridad del paciente. Para gestionar la Salud y la Enfermedad bien puede aplicarse la fórmula tradicional de las tres “B”: BUENO, BONITO Y BARATO y sin cambiar ese orden.

Gestionar en tiempos de crisis económica pone a prueba las capacidades y el buen hacer de los gestores. Si lo hacen con honestidad, transparencia y diálogo, tendrán la comprensión de los ciudadanos y el apoyo de  trabajadores y profesionales sanitarios.

José Mª Casado Romo     

ADSP- Salamanca

— oOo —

Otras noticias

0

No hay comentarios

Deja tu comentario