Inicio Opinión No te líes. La cosa será como sigue:

No te líes. La cosa será como sigue:

por -
0

Hola. No hay mejor momento para presentarme que éste, aunque mi nombre es lo de menos. Desde el día después de mi primer cumpleaños, todas las noches son Nochevieja. Por eso, cualquier martes puede ser 31 de diciembre. Quédate unos minutos por aquí. Si te apetece, te contaré el viaje que espera a todas tus grandes ideas. Sabrás lo que harán por ti aquellas por las que pelees hasta el final y lo que pacientemente aguarda a las demás.

Cronómetro en marcha. Asunto serio este, al Tiempo le dio un ataque de risa cuando el estadista, con sus coloridos bolis de apuntar, tocó su timbre. Escoge cualquiera de los propósitos que comiencen por un azaroso “sí, desde hoy”, con acuerdo mayoritario entre los seres que te habitan. Euforia. Normal, no hay nada más grande que lo que se ve al final del todo. Horizonte se llama. La travesía durará un año. O un mes. O un día. Recuerda los logros del estadista. La cosa es, ¿qué hay mejor que hacer algo grande, por pequeño que sea?   

Los mejores vientos son, un buen motivo y las primeras ganas. ¿Consigues visualizar ese momento Eureka? ¿Ves cómo se agolpan las imágenes en tu imaginación? ¿Reconoces la sensación de que se acaba de presentar ¡ante ti! la clave que se resiste al resto del Universo? Inmediata inmediatez. ¡Al lío! ¡Lo hago! ¡Será genial! En marcha.

…Si pudieras darle al play antes de continuar…

Lejos de alcanzar la mitad del camino, sol y viento habrán castigado la vela que te mueve, como si no les importaras nada. Porque no les importarás nada. Quizá no aguante, te dirás. Aún falta para alcanzar el punto de estúpido retorno, justo a continuación de la mitad. Para ponerte a prueba de verdad, te descubrirás sugiriendo a tu misma mismidad, tomarse un merecido descanso. Ya hará tiempo que sabrás, que esto iba a ser duro, tanto, que quizá nunca mereció la pena semejante esfuerzo. Allí es donde yacen amontonadas toneladas y toneladas de todas las buenas intenciones que aceptaron la invitación a la cabezadita. Donde el frío hace temblar…

Todo lo que consigas llevar más allá, te asegura premio. Todo lo que atraviesa el polar Mar de las Dudas, recibe un trato especial por parte de aquel que únicamente se expresa en tic-tacs. Desde entonces sonará de otra manera. Se desvanecerá la necesidad de justificarte ante él, de convencerle de cada paso dado anteriormente. Quizá lo contarás, no irás más allá de compartirlo.

Al otro lado del agua, cada paso justificará todos los anteriores. Entonces el eco será diferente, te susurrará, es duro, sin duda merece la pena semejante esfuerzo. Seguirá exigiendo. Y dirás hey, no es mal lugar para quedarse aunque…

… Aunque si persistes, solo un poquito más allá, encontrarás el lugar donde toda aquella gran idea a la que hayas permitido latir a martillazos, mutará en “lo más grande que jamás hayas hecho”.  

Y te convertirás en tiempo.

Más información, aquí

moveyourself-coaching.com

Otras noticias

No hay comentarios

Deja tu comentario