Inicio Opinión Mató a mi padre

Mató a mi padre

por -
2

 

Nací y viví en Salamanca hasta terminar mis estudios.

 

Disfruté de alegrías y padecí sufrimientos. Aquellas quedan en el desván de los recuerdos; pero los sufrimientos se hacen dolorosamente presentes cada vez que vuelvo a mi patria chica y me enfrento, en mi querida y hermosa Plaza Mayor, con ese maldito medallón del dictador.

Entre sus criminales responsabilidades se han de contar los fusilamientos de mi padre Hipólito Jesús Froufe Espinazo y su hijo y hermano mío Agustín Froufe Carlos, el encarcelamiento, fuga y desaparición de mi otro hermano Jesús Reyes, más los veinte años de cárcel de mi hermano Aníbal, el exilio en Francia del Mayor de los hermanos, Juan Manuel, y condena y encarcelamiento de otros entre los que me cuento.

Es muy cruel que después de tantos años de dictadura y democracia tengamos que seguir soportando con dura constancia semejante afrenta a los que padecimos su persecución.

Tengo noventa años. ¿Tendré aun la oportunidad de darme un paseo por la Plaza relajado y sin el sobresalto de maldecir esa efigie del dictador?

Luis Froufe Carlos
DNI 07571723

Otras noticias

0

0

2 Comentarios

  1. Estimado Sr. Froufe, siento mucho lo que le ocurrió a su familia y siento mucho lo que usted padece cada vez que entra en la Plaza Mayor.

    Como bien sabe, en aquellos tiempos se sembró tanto odio que acabó en violencia -esto ya lo dijo San Juan de Sahagún cuando fue capaz de apaciguar a los Bancos que asolaban Salamanca mucho antes que esta otra Guerra Incivil-

    No obstante, déjeme discrepar de sus opiniones sobre el retirar de la Plaza Mayor el medallón dedicado al General Franco. Toda Salamanca y aún más su Plaza Mayor son historia esculpida en piedra y todos sus habitantes y quienes vienen a verla merecen conocer esas historias que si fueran “encerradas” en museos o archivos se estaría “robando” esa misma historia al pueblo, a ese pueblo que no entra en museos o archivos. La historia quedaría a merced de unos cuantos investigadores que nos dirían su pensamiento y muchas otras voces discrepantes serían calladas…como la suya.

    Como puede ver, en la Plaza Mayor hay infinidad de medallones…unos levantan pasiones positivas sin restricciones y otros mucho todo lo contrario como el de Godoy…que fue acuchillado por los estudiantes por “colaboracionista” con los invasores… y otros muchos más que cada medallón…tiene su historia y si cada uno de nosotros señalizara alguno para que lo quitaran porque su historia no le gusta…acabaríamos con la “esencia de nuestra Plaza Mayor, la de todos, ricos y pobres, violentos y no violentos”…

    Por todo ello, y con mucho respeto…ya sabiendo que sufre…me gustaría que el medallón siguiera en su lugar…eso sí, también es justo…con su “tinta” roja…ya que también forma parte de esa historia…que todos deben conocer…

    Y por último, nos encanta que vuelva una y otra vez a Salamanca, su ciudad…la que también enhechiza la voluntad a los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado. La Salamanca de la Cultura para el entendimiento, la Salamanca que enseña para que no se vuelvan a repetir los mismos errores una y otra vez…

    Paz, amor, libertad, solidaridad y diversidad cultural…

  2. La iglesia tiene bula para no pagar IBI con cualquier partido sea de izquierda o de derechas incluso con podemos

Deja tu comentario