Inicio Deportes El Atleti deshuesa al Guijuelo

El Atleti deshuesa al Guijuelo

Los colchoneros llevaban cinco goles cuando el Guijuelo tiró a puerta por primera vez

por -
0

 

El Atlético de Madrid se deshizo sin dificultad del Guijuelo en el partido de ida de los dieciseisavos de la Copa del Rey (0-6) en un choque tan desigual como previsible.

 

Un mondo separa a ambos equipos en lo deportivo y en lo económico, por lo que solo cabía esperar que un exceso de ilusión y entusiasmo por parte de los chacineros acortara las distancias.

El Atleti, que salió con los suplentes y un futbolista del filial, casi se contagió del ritmo del Guijuelo, y el partido transcurría sin sobresaltos ni chispa.

Eso lo único a lo que podía aferrarse el Guijuelo, porque la ilusión y el entusiasmo no llegaban a sus piernas. O no con la intensidad que requería el momento.

El caso es que eso permitió al Guijuelo llegar indemne al minuto 28 cuando Héctor arrasó a Correa dentro del área y Saúl abrió la lata.

A partir de ahí los suplentes del Atleti, que están varios peldaños por debajo de los titulares habituales, se soltaron los nervios y sin hacer un gran derroche embotellaron al Guijuelo, que empezó a notar el peso de la trascendencia del rival. Kike Royo llegó a salvar tres goles cantados, pero su gesta no alcanzó para tapar todas las vías de agua.

Y empezaron a caer los goles uno detrás de otro. El primero tardó casi media hora y media hora más tarde el marcador registraba ya un 0-5 que ponía la normalidad en un choque tan desequilibrado.

Saúl de penalti, Vrsaljko de volea, Carrasco en dos ocasiones y Correa dejaron el partido y la eliminatoria sentenciada cuando el Guijuelo aún no había tirado a puerta ni una sola vez. Roberto cerró la cuenta en el 84.

Los chacineros dieron la cara hasta donde pudieron, y el Atleti cumplió su misión ante un Helmántico que ofrecía un aspecto espléndido y una afición poco implicada con los locales que cuando asumió lo que ocurría en el terreno de juego también se soltó y por fin interpretó aquello como lo que era y empezó a hacer la ola, dar palmas y corear al Guijuelo, a quien nadie le puede arrebatar ya el partido de su vida.

GALERÍA DE FOTOS, AQUÍ

 

No hay comentarios

Deja tu comentario