Inicio Opinión Vértigogogo!!! (Basado en hechos reales)

Vértigogogo!!! (Basado en hechos reales)

por -
0

 

Nunca he experimentado el “químico”, el de no poder salir de la cama, sí el físico, el que aparece en las alturas. Qué sensación de debilidad, de falta de control, sobre uno mismo y sobre el espacio físico que te rodea… Como estar a merced de los elementos, de una leve brisa, del grano de arena que espera un despiste para zancadillearte, de un ¡Ni hagas ni digas, podría llegar a saltar esta valla de seguridad marca ACME que me llega por encima del pecho con un doble mortal con tirabuzón hacia atrás y despeñarme! Supongo que el terror aparece por una proyección imaginaria de fatales consecuencias, de caer, de estrellarte… Terror, el hermano macarra del miedo. Proyección, quien le cita.

 

Dícese (Wikipedia, sin ti no soy nada…) que el vértigo es una sensación ilusoria o alucinatoria de movimiento de los objetos que nos rodean o de nuestro propio cuerpo, por lo común, una sensación de giro. Dícese también que se debe a un trastorno en el sistema vestibular. No es tontería, el vestíbulo se encuentra nada más cruzar la puerta principal. Donde suelen estar ascensores y escaleras. Dícese, por último, que comparte síntomas con el mareo, con la salvedad de que la sensación de movimiento es vívida y aparentemente real. Que se mueve todo, que se pierde el suelo bajo los pies. Circunstancia que no solo se da cuando estamos subidos a un andamio. Pasa algo muy parecido cuando en nosotros, o a nuestro alrededor, se produce algún cambio importante.

Si llevas un tiempo por aquí, seguro que ya habrás tropezado con eslóganes élficos (me encanta como adjetivo calificativo) del tipo El gran reto de la gestión del cambio. Como conseguir en siete pasos… Toda una broma modal por muchas ideas potentes sobre las que se sustente el plan propuesto. La receta no puede ser la misma para Brad que para Falete. Distintas necesidades en lo relativo a la nutrición. Lo que sí sucederá, seas quien seas, es que manará algo parecido al vértigo.

¿¡Cómo no!? Un cambio es formalmente el Apocalipsis de una A y la Génesis de una B. Como para no lanzarse al suelo. Quizá no sea por conservar el equilibrio. Quizá sea solo por conservar A. La cuestión, es que quien acepta la rotación que propondrá B, solo perderá algún que otro jarrón. Ornamentos. Barato. Si en lugar de giro, el cambio conlleva traslación, sucederá como en las mudanzas, habrá que dejar cosas en el antiguo hogar, pero lo importante de verdad irá en las primeras cajas y bien protegido con plástico de burbujas.

No sabría decir qué diferencia al individuo que sale a bailar de quién reniega de la turbulencia. En apariencia serán idénticos, con sus manos, sus piernas, sus ojos y sus orejas. Se me viene a la cabeza Tarzán. Buenas costaladas se habrá dado, pero parece actuar con la seguridad de que, siempre, encontrará donde agarrarse al final de cada vuelo. ¿Cuestión de confianza?

Más información: moveyourself-coaching.com

 

Otras noticias

0

0

No hay comentarios

Deja tu comentario