Inicio Aprende a ser feliz ¿Qué ves en tu espejo?

¿Qué ves en tu espejo?

por -
0

 

Estimado lector. Hoy quiero compartir contigo un cuento popular que me llamó poderosamente la atención.

Hace mucho, mucho tiempo en un pequeño y lejano pueblo llamado “Besalú”, había un lugar conocido como la casa de los 1.000 espejos.

Un perrito pequeño y feliz supo de este lugar y decidió ir a visitarlo. Cuando llegó, subió felizmente por las escaleras hasta la puerta de la casa. Miró a través de la puerta con las orejas levantadas  y moviendo la cola  tan rápido como podía. Para su gran sorpresa, se encontró mirando a otros 1.000  perritos felices con sus colas en constante movimiento y moviéndolas tan rápido como él.

El perro sonrió con una gran sonrisa, y fue respondido por 1.000 cálidas y acogedoras sonrisas. Al salir de la casa pensó para sí: “¡Este es un lugar maravilloso,vendré otra vez, lo visitaré a menudo!.”

En este mismo pueblo, otro perrito, que no era tan feliz como el primero, decidió visitar la casa. Subió lentamente las escaleras y agachó la cabeza bien baja mientras miraba hacia la puerta. Y vio  a 1.000 perros poco amistosos que le miraban. Les gruñó y quedó horrorizado al ver a 1.000 pequeños perros gruñéndole a él. Al salir, pensó para sí: “¡Es un lugar horrible, y nunca voy a volver aquí de nuevo!.”

Cuento popular japonés

Cuando leí este cuento, realmente entendí que lo que veo proyectado en los demás es aquello que escondo de mi misma.

Aprendí a enfocar la lente de mi cámara hacia el interior en lugar de hacia el exterior.

Te invito a reflexionar sobre ello.

¿Qué puedo aprender de mí mismo a partir de las proyecciones que hago de mi vida?

¿Cuándo fue la última vez que alguien me dio su opinión positiva o negativa, acerca de mí?

¿Qué espejo soy para los demás? ¿Qué quiero proyectar?

Te invito a que pruebes y me cuentes tu experiencia.

Raquel Íñigo Irizabal

Coach. Experta en proyectos Online.

Si quieres seguir leyendo sobre coaching, inteligencia emocional, Liderazgo puedes visitarnos en la Universidad de la Felicidad.

No hay comentarios

Deja tu comentario